La Fuente de Alimentación es posiblemente uno de los elementos principales de nuestro PC, del que depende principalmente nuestra tarjeta gráfica y a los que mayor atención debemos prestar a la hora de adquirir nuestro equipo, ya que la mayoría de PCs pre-ensamblados no suelen indicar el modelo, certificación, voltajes o sonoridad, a excepción de aquellos vendedores más cualificados.

Con esta guía resumen que hemos preparado vamos a procurar orientaros en las principales características en que os debéis de fijar para escoger una fuente de alimentación, tanto si vais a comprar un equipo ya montado de cualquier marca (Hp,acer…) como si vais a montaros vuestro propio PC Gamer.

FUENTES DE ALIMENTACIÓN RECOMENDADAS

AEROCOOL KCAS 500W

Se trata de una fuente todo terreno con certificado 80+ Bronze y mas que suficiente para la mayoría de usuarios medios, cubriendo la potencia que requieren la mayoría de gráficas si nuestra intención es jugar.

 

 

 

SilverStone 500W

Una buena fuente de alimentación es una parte requerida de cada montaje, y este modelo de SilverStone ofrece un buen conjunto de características para el precio. 80+ Bronce es un nivel respetable de eficiencia energética, y 500 vatios es más que suficiente para todos nuestros componentes.

Desafortunadamente no es una PSU full modular, que sería una característica útil para ayudar a la gestión de cables en nuestro caso MicroATX.

 

CORSAIR HX850

Una fuente de gama alta con certificado 80+ platinum, fabricada por una especialista en fuentes como Corsair, que ademas trae la tecnología Zero RPM (Ventilación pasiva), cableado completamente modular y una estética espectacular.

 

 

 

GIGABYTE XTREME GAMING XP1200M

Palabras mayores…esta fuente de la serie Xtreme Gaming de Gigabyte, es una mole de 1200w y certificado 80+ platinum al igual que la anterior. También es completamente modular y está mas orientada para aquellos usuarios que tengan o piensen instalar un SLI/CROSSFIRE de tarjetas gráficas.

 

 

 

 

 

 

FORMATOS DE FUENTES DE ALIMENTACIÓN

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de coger una fuente de alimentación, es el formato o factor de forma de la Fuente que necesitamos; Principalmente encontraremos dos tipos de formato que son los más extendidos: SFX y ATX, aunque recientemente también ha salido un nuevo formato llamado SFX-L cuyo tamaño es algo superior al SFX y inferior a las ATX.

 

 

Las fuentes SFX son de un tamaño muy reducido y aplican principalmente cuando vamos a montar un HTPC o equipo de salón cuyo chasis es realmente pequeño y en el que no cabe una fuente de tamaño normal ATX. La mas extendida y que usan el 98% de usuarios son las de formato ATX.

Otro detalle junto al formato que debemos tener en cuenta, son los conectores de la fuente de alimentación, ya que algunas fuentes traen un cable de alimentación de la CPU que conecta a la placa base de 4 pines y es posible que nuestra placa requiera un conector de 4+4Pines, así que lo primero miraremos nuestra placa base y veremos en sus características si el conector principal es por ejemplo de 24 pines y el de CPU de 4+4Pines, escoger una fuente que incorpore estos conectores (que son la inmensa mayoría dado que son los habituales del prácticamente todas las placas del mercado).

NIVELES DE POTENCIA

Algunos de los aspectos que debemos de tener en cuenta a la hora de decantarnos por una fuente de alimentación, es el primer lugar la Potencia que vamos a requerir y no pecar de pensar que a mas Watios=mejor elección, ya que estaríamos errando drásticamente.

Tanto si el uso que vamos a hacer de nuestro PC es doméstico como profesional, pero no tenemos pensado en comprar o montar un equipo de altas exigencias (dos tarjetas gráficas en SLI/CROSSFIRE por ejemplo) nos será más que suficiente con una fuente de alimentación de 500w-600w (incluso 400w si nuestro uso será ofimática). Aquí debemos prestar especial atención sobre todo al componente de mayor consumo que es la tarjeta gráfica y acudir a la web del fabricante para ver la potencia demandada eligiendo nuestra PSU en consonancia.

No tendría mucho sentido comprar una fuente de alimentación de 1000w si nuestro equipo sólo empleará la mitad, ya que este sobre coste podremos destinarlo a un mejor procesador, gráfica, Ram… La gran ventaja que disponen las fuentes de mayor potencia es su control digital, regulación inteligente de voltajes, potencia y ventilación, algo que se está comenzando a bajar a gamas inferiores.

REGLA Nº1: No escojáis una fuente de alimentación exclusivamente por tener muchos watios, hay que mirar el resto de parámetros de calidad, fabricante, certificados…

CERTIFICADO DE EFICIENCIA ENERGÉTICA

Otro de los aspectos a considerar y de los más importantes, es la inclusión de un Certificado de eficiencia energética. En función del que escojamos y como veremos a modo resumen en el siguiente cuadro, en función de la carga de trabajo de la fuente obtendremos una mayor eficiencia energética o menor.

Este lo podremos ver en un lateral o parte trasera de la fuente de alimentación con las siglas 80+. Los principales certificados que existen actualmente son los siguientes:

  • Standard
  • Bronze
  • Silver
  • Gold
  • Platinum
  • Titanium

Es importante y aunque suelen tener un coste superior a aquellas que no lo incluyen, nos aseguraremos un óptimo funcionamiento, consumo y mejor construcción en cuanto a componentes y condensadores empleados, lo que redundará en una vida útil más larga y tranquilidad.

FUENTES DE ALIMENTACIÓN MODULARES

En el apartado de Cableado, podremos encontrar en el mercado fuentes de alimentación básicas con todos los cables preinstalados y fijos, si bien, recomendamos aquellas que sean semi-modulares o 100% modulares si el presupuesto alcanza, ya que ahorraremos en un aglomerado de cables dentro de nuestra caja y con ello en una sustancial mejora del flujo de aire interior y más bajas temperaturas. A menores obstáculos, mejor y más eficientemente fluirá el aire.

Las fuentes semi-modulares o modulares quiere decir, que gran parte del cableado o incluso la totalidad del cableado no viene anclado a la propia fuente de alimentación, por lo que tan sólo conectaremos aquellos cables que sean necesarios, algo realmente ventajoso, respecto a las que traen el cableado fijo ya que nos quitaremos de encima multitud de cables que no usaremos.

REGLA Nº2: Si vuestro presupuesto os lo permite, escoged una fuente semi-modular/modular con cableado de tipo plano; La temperatura de vuestro build y estética os lo agradecerá.

TIPO DE CABLEADO

Siguiendo el apartado anterior, cada fuente de alimentación trae un tipo de cableado diferente, siendo algunos muy toscos y otros de tipo “plano”. Esto no es un parámetro muy importante, pero en cuestiones estéticas, ganaremos muchísimo si escogemos cables de tipo plano ya que no sólo ocuparán menos espacio y facilitarán el flujo de aire dentro del chasis, sino que son bastante mas bonitos que los clásicos cables multicolor.

      

VENTILACIÓN

La fuente de alimentación al igual que la gráfica o CPU, tiende a disipar gran cantidad de calor, ya no sólo es la encargada de transformar la corriente alterna que le mete el enchufe en corriente continua, sino porque está compuesta por multitud de componentes, condensadores y chips que necesitan estar bien ventilados para asegurar su correcto funcionamiento

La mayoría de fuentes de alimentación del mercado vienen refrigeradas por aire, si bien, tal y como sucede con los ventiladores convencionales, encontraremos diferencias de calidad y sonoridad importantes entre unos y otros.

Tradicionalmente los ventiladores de las fuentes de alimentación han funcionado de forma constante desde que se encendía el PC, pero dado que el mercado pide “silencio“, muchas marcas han lanzado fuentes pasivas o semi-pasivas, lo que significa que el ventilador se mantiene parado y tan sólo se enciende “a demanda”, es decir, cuando exprimimos nuestro equipo por ejemplo jugando.