Internet se ha convertido en una herramienta muy utilizada en el día a día ya que facilita mucho las cosas, permite el entretenimiento de las masas, e inclusive, se ha vuelto elemental o indispensable para varios procesos o comunicaciones que solo pueden llevarse a cabo por dicho medio.

Para acceder a una conexión a internet es necesario poseer un módem de una compañía que provea el servicio, además de ello, existe un aparato conocido como router que permite replicar una conexión a internet a otros dispositivos e incluso a otras computadoras mediante la conexión WiFi.

Los router suelen venir con una configuración de defecto, la cual podemos y en la totalidad de los casos, deberíamos modificar para evitar riesgos innecesarios como el robo de nuestra conexión WiFi, enlentecimiento de la misma, o inclusive, que se cometa algún delito cibernético y se vincule a nuestra conexión. Es por ello que existe el 192.168.1.1.

¿Qué es el 192.168.1.1 y para qué sirve?

El 192.168.1.1 es una dirección IP local que nos permite entrar a través de internet en un menú de configuración de nuestro router para así sacarle el máximo de provecho a todas las funciones que nos permite realizar. Esta IP suele ser la misma para un gran número de router y en los casos que no, suele tener una variante mínima, ya que en lugar de ser 192.168.1.1 es 192.168.0.1 o similar, por lo que no hay muchos problemas al respecto.

Al entrar a la configuración del router permite que desde el menú que nos muestra podamos llevar una serie de funciones, entre las cuales tenemos:

  • Localizar y cambiar su contraseña de acceso.
  • Cambiar el nombre y contraseña de la señal WiFi.
  • Actualización de firmware.
  • Abrir o cerrar puertos.

¿Cómo acceder a 192.168.1.1?

Como se mencionó hace un momento, se accede a través de internet, para ello debemos abrir nuestro navegador de preferencia y una vez estemos ahí debemos escribir en la barra de direcciones 192.168.1.1 o introducir http://192.168.1.1. Lo primero que aparecerá será una ventana indicando que se introduzca un nombre de usuario y una clave, las mismas suelen ser genéricas y parecidas entre todos los router, se puede ubicar en el instructivo del aparato o incluso algunos modelos pueden tener estos datos en alguna calcomanía pegada en la parte inferior o posterior del router. Si no las consigues puedes probar con:

  • Nombre de usuario: 1234 o admin.
  • Contraseña: admin o 1234

Una vez hecho eso, la página que cargue con 192.168.1.1 es variable y depende de la marca del router, además es posible que los nombres de una misma opción varíen de una a otra, sin embargo, todas suelen tener una estructura similar, unas 4 o 5 opciones que conforman un menú plegable.

Explorando las opciones a configurar 192.168.1.1

Acceder a 192.168.1.1 nos permite configurar adecuadamente nuestro router como se dijo anteriormente, lo primero entonces que se debe hacer es modificar la contraseña de acceso, para ello debemos dirigirnos a una opción que refiera algo como “Administración” y posteriormente “Configuración de acceso”, recordando que pueden existir variables de nombres similares para estas opciones.

Una vez ahí se modifica la contraseña ya que rara vez se puede modificar también el nombre de usuario. Estos datos deben ser guardados muy bien ya que son los que necesitaremos para volver a acceder en un futuro a 192.168.1.1.

Lo siguiente que se debe hacer es cambiar la seguridad de nuestra red WiFi, lo que incluye el nombre de la red y su contraseña de acceso. Usualmente estas redes suelen tener el nombre de la empresa encargada de desarrollar el router o una combinación del mismo más el modelo.

Para ello debemos localizar en la opción de Configuración algo como Configuración Básica o Rápida, una vez ahí, debe haber una opción que permite acceder a la configuración de la red WiFi. Una vez se establezca un nuevo usuario y contraseña deberemos modificarla en todos los dispositivos con los que nos encontrábamos conectados, pero eso solo se hace una vez.

Usualmente eso es lo que suele hacerse en 192.168.1.1, sin embargo, hay otras personas que deciden aprovechar para actualizar el firmware ya que con eso suele haber mayor seguridad en algunos casos y hasta se puede mejorar la velocidad, esa opción suele estar en una pestaña bajo el nombre de “Administración”, pero esto puede ser un proceso delicado por lo que si no se está seguro no debería realizarse.

Finalmente pueden abrirse o cerrarse puertos del router, en líneas generales suelen mantenerse cerrados, pero hay diversas situaciones que implican mantener uno o más puertos abiertos como para determinados juegos, sin embargo, igual que la opción anterior es mejor hacerlo si se está seguro del procedimiento.

Sin duda, la IP 192.168.1.1 ofrece la configuración necesaria y elemental que todo internauta debe hacer a su router para disfrutar de forma más segura.