Hoy en día podemos encontrar diversos modelos de cajas mini ITX con los que podrás ahorrarte un montón de espacio y, al mismo tiempo, lograr tener un escritorio agradable, organizado y lo más importante: espacioso. Todo dependerá como no puede ser de otra manera de los tipos de cajas mini ITX que escojamos.

Poco a poco, con el avance de la tecnología, los fabricantes de dispositivos van buscando soluciones más estéticas y minimalistas a la hora de crear nuevos elementos. Vemos cada vez pantallas más delgadas en televisores, portátiles de tamaño mini que facilitan su transporte e, incluso, se ha comenzado a incursionar en los smartwatch, una nueva forma de contar con todas las aplicaciones de tu móvil pero en un formato mínimo que puedes llevar en tu muñeca todo el día, disponible en cualquier momento.

Así pues, todo este movimiento se ha venido trasladando hasta el mundo de los ordenadores tradicionales, donde ahora se está buscando ocupar mucho menos espacio, priorizando tanto el sentido estético como práctico de tener un área de trabajo (y entretenimiento) más cómoda.

¿QUÉ SON LAS CAJAS MINI ITX?

Como sabrás, en esta última década, se ha puesto muy de moda el modding, que no es más que personalizar y ajustar las características que un ordenador incluye por defecto para adaptarlo a los gustos y necesidades del usuario; de esta manera, te aseguras de que todos los componentes de la PC se ajustan a las actividades que vas a realizar.

Claro está, para ello se invierte una gran cantidad de dinero ya que primero, será necesario adquirir un ordenador similar a lo que deseamos y a posteriori comenzar a comprar todos los “extras” que se reemplazarán. No resulta el mejor plan sin lugar a dudas.

Sería mejor, entonces, comenzar a construir nuestro propio PC desde cero y es allí donde entran en juego las cajas mini ITX pues elegir la caja adecuada será crucial para el funcionamiento óptimo de todo el equipo.

Estas cajas trabajan, claro está, con el formato de placa base Mini-ITX que es desarrollado por VIA Technologies (aunque muchos otros fabricantes ofrecen productos con este formato). La premisa principal de las cajas mini ITX es conseguir ahorrar espacio pero sin comprometer la calidad del centro de operaciones, lo cual es posible gracias a su placa base de tan solo 17 x 17 centímetros (el tamaño aproximado de un lector de CD), dimensiones que son mucho más inferiores que las del antecesor Micro-ATX pero no las más reducidas disponibles en el mercado ya que existe, por ejemplo el formato nano-ITX.

¿Qué nos ofrecen las cajas mini ITX? En general: dimensiones reducidas, oportunidad de personalización, alta capacidad de refrigeración, grandes cantidades de aplicaciones y, por supuesto, la posibilidad de ubicarla en cualquier espacio y en diversas formas.

RECOMENDACIONES CAJAS MINI ITX

Los grandes avances tecnológicos han permitido que el mercado de piezas de ordenadores se vea repleto de diversísimas opciones, permitiendo que cada uno de los usuarios pueda encontrar aquella que mejor se adapte a sus necesidades.

Aquí te dejamos algunas de las mejores recomendaciones en cuanto a cajas mini ITX:

M350 Mini ITX

Es una de las más versátiles y con la cual podrías prescindir sin ningún problema de los ventiladores debido a que cuenta con ranuras de disipación. Sin embargo, podrías agregar algunos de 4cm en los adaptadores de disco duro. No incluye fuente de alimentación pero es compatible con placas Mini ITX que integren el transformador DC-DC (y también con las que no).

Thermaltake Core V1 Snow Edition

Incluye un potente ventilador frontal de 200 milímetros así como botón de encendido y reset frontal y dos puertos USB 3.0 con luz tanto de Power como de HDD. No incluye fuente pero es compatible con fuentes de formato ATX sin ningún problema lo que nos da versatilidad para instalarle una de considerable potencia en caso de que queramos montar un equipo Gaming al soportar tarjetas de gran tamaño.

Hemos probado esta caja e instalado gráfica de hasta 280mm sin ningun tipo de problema. En la parte trasera acepta dos ventiladores de 80mm, si bien con el potente ventilador frontal que empuja un importante cañón de aire, no es del todo necesario, reduciendo sustancialmente el ruido. Es un chasis muy optimizado en lo que a capacidad de disipación se refiere.

 

Phanteks EVOLV ITX Mini-Tower

Uno de los más completos aunque menos espacioso en cuanto a los tamaños de las cajas mini ITX. Incluye panel de laterales con ventana, filtro de polvo extraíble, amortiguador de vibraciones, filtro antipolvo del suelo, orificios de refrigeración de líquidos, sistema de colocación de cables y hasta una jaula para el disco duro desmontable.

Los precios oscilan entre los 40€ y 100€ aunque existen, claro está, opciones mucho más avanzadas y con mejores cualidades que pueden llegar hasta los 200€. Todo es cuestión de sentarse y analizar el tipo de tareas que realizarás con tu ordenador. Si lo necesitas simplemente para utilizar el paquete ofimático y navegar en la web una que otra vez, no tiene sentido invertir tanto dinero en cajas mini ITX muy costosas.