A la hora de decidir los componentes de un ordenador gaming  es importante elegir correctamente para evitar el llamado cuello de botella.

Este es un problema que muchos gamers tratan de evitar ya que impide maximizar el rendimiento de nuestro ordenador.

QUE ES EL CUELLO DE BOTELLA

El cuello de botella en PC se produce cuando alguno de los componentes limita el rendimiento del resto.

Esto en los ordenadores gaming se produce especialmente cuando la potencia del procesador no es suficiente para exprimir toda la potencia de la tarjeta gráfica.

COMO DETECTAR SI SE PRODUCE CUELLO DE BOTELLA

Si aumentamos la potencia del procesador y esto se produce en una mejora en el rendimiento de la gráfica notable será cuando detectemos que se produce este problema.

Para detectarlo usaremos programas de benchmark sintéticos tipo 3D Mark donde realizaremos una primera prueba con la configuración base y anotaremos los resultados.

Despues realizaremos Overclock sobre nuestro procesador y volveremos a realizar el benchmark. Si el rendimiento de la tarjeta gráfica mejora notablemente entonces significa que nuestro procesador está haciendo cuello de botella a la tarjeta gráfica.

Si por el contrario vemos que la puntuación es similar, en ese caso no estaremos sufriendo el cuello de botella puesto que estamos aprovechando el máximo de la gráfica.

COMO SOLUCIONAR EL PROBLEMA

Si contamos con un procesador que nos permita hacer overclock se lo aplicaremos a través de la Bios. Buscaremos aumentar la potencia lo máximo que podamos sin poner en peligro la vida de este. Para ello os recomendamos contar con una buena refrigeración líquida.

Cuando nuestro procesador no permita hacer overclock estaremos obligados a cambiarlo a un modelo superior.

QUE CONFIGURACIÓN ES MEJOR PARA EVITAR EL CUELLO DE BOTELLA

A la hora de configurar y montar un ordenador gaming os recomendamos que el procesador tenga potencia suficiente acorde a la tarjeta gráfica que elijáis. Es decir, no comprar un procesador básico si vais a comprar el modelo tope de gama de gráfica. Invertid un poco más al comprar el ordenador en el procesador puesto que no se cambia con mucha frecuencia.

Y por otro lado recomendamos elegir siempre un procesador que permita hacerle overclock ya que os permitirá alargar la vida útil de este aumentando su potencia en el futuro.