VPN ¿QUÉ ES Y CÓMO FUNCIONA?

Una VPN o Virtual Private Network (Red Privada Virtual) es una red local que puede ser creada sin necesidad de que los equipos que la conforman se encuentren conectados físicamente entre sí, sino mediante internet. Su ventaja principal es que te permite una mayor flexibilidad de conexión debido a que como la conexión se realiza de forma virtual, se pueda acceder a contenidos que están restringidos en tu región actual debido a que le hace creer al servidor que pertenece a la red de otro país en vez del país en el que te encuentras.

Esto se debe a que las conexiones VPN presentan una característica llamada “túnel de datos”. En condiciones normales, cuando te encuentras conectado a internet tu dispositivo entra en contacto con tu proveedor de internet para que pueda conectarse a los sitios web.

Con el VPN activo, sigue una operativa similar al conectarse con tu proveedor de internet, pero en vez de llegar directamente al sitio al que te vas a conectar, tu tráfico de datos pasaría por un servidor VPN que es el que te llevará al sitio web al que te deseas conectar, por lo que el resultado será que tu proveedor de internet no tenga conocimiento de tu hoja de ruta y navegación por internet.

En resumen, el servidor VPN te asigna una nueva IP del país al que pertenece mientras que oculta tu IP normal, lo que da como resultado que puedas acceder a contenidos que no se encuentran restringidos para el país al que pertenece la IP que te asignó el servidor VPN. 

Ventajas de las conexiones VPN

  •  Como enruta todo el tráfico proveniente de internet, podrás utilizarlo en todas las aplicaciones que se conecten a internet en vez de solamente en el navegador como sucede con los proxys.
  • Facilidad de activación y desactivación en cualquier momento.
  • Ofrecen cifrado de datos para conexiones públicas.
  • Permiten utilizar ubicaciones falsas para saltarse restricciones y bloqueos regionales.

Ahora que sabes qué es una VPN, cómo funciona y sus ventajas, pasaremos a detallar los usos habituales o frecuentes que se le suele dar a las famosas redes VPN. Aunque a pesar de que en principio nacieron para unificar redes empresariales esparcidas en distintas partes del mundo, las conexiones VPN pueden ser de mucho provecho para un uso particular.

Usos frecuentes de las conexiones VPN

  •  Trabajar a distancia 

Sin lugar a dudas, este el uso principal que se le puede dar a una VPN, debido a que permite que los trabajadores que se encuentran fuera de su oficina puedan acceder a la red de su trabajo cómodamente además de que permite que varias sucursales u oficinas que se encuentran repartidas en varias regiones diferentes puedan estar dentro de la misma red.

Aunque desde el punto de vista de la seguridad es un método bastante inseguro, ya que permite que cualquier persona pueda conectarse hacia la red de una empresa con solo contar con el nombre de la red y su contraseña de acceso.

  • Saltarse censuras y bloqueos regionales 

Este es sin duda el uso más extendido que tienen las conexiones VPN en la actualidad, ya que algunos proveedores de internet, legislaciones gubernamentales o sitios web restringen el acceso a los usuarios de algunos países y por ello la misión de estas VPN será asignarte una IP Falsa para saltarte las citadas restricciones y hacer creer a los servidores de esos sitios web que estás accediendo desde el país al que pertenece la red virtual en la que estás conectado.

  • Para reforzar la seguridad de la navegación en internet 

Generalmente las conexiones VPN incluyen un cifrado en los paquetes que transmiten, por lo que muchas personas recomiendan que si te conectas a un punto de acceso público, lo hagas mediante VPN. De esta forma, le proporcionarás una capa extra de seguridad a tu navegación debido a que los paquetes cifrados no son nada fáciles de rastrear y codificar, dificultando sobre manera el potencial robo de tus datos personales, contraseñas o cuentas bancarias.

Aunque debemos tener en cuenta que esto no es algo seguro en todas las conexiones VPN, ya que existen ciertos proveedores con dobles intenciones que pueden capturar tu tráfico para poder guardar un registro de lo que haces y venderlo, así que ojo con las VPN que elijes.

  • Descarga de archivos 

Debido a que los proveedores de internet verifican como enviamos y recibimos paquetes por internet, el exceso de tráfico generado por las descargas no es algo que les encante a nuestro ISP precisamente. Por ello algunos proveedores bloquean las descargas P2P y otros provocan su mal funcionamiento, cuestión que salvaremos con las conexiones VPN ya que encriptan los paquetes haciendo casi imposible que tu proveedor detecte el tráfico “inusual” que estás teniendo.