Venimos hoy a ponernos cómodos con la Silla Gaming de la marca AIM, una que se nos presenta con alta calidad de materiales, iluminación RBG y la posibilidad de reclinarse hasta 180 grados.

¿Estás con ganas de cambiar la silla de playa que usas delante del PC por algo un nivel superior?. ¿Merece la pena el desembolso?. Hoy tras la Review esperamos aclararte las dudas pero te vamos dando un adelanto:

Unboxing Silla AIM

En una caja de gran tamaño y todo muy bien embalado nos llega la caja AIM. Para los menos manitas os adelantamos que el montaje no es tan complejo como pueda parecer en un principio y con un poco de paciencia y siguiendo el manual en 15 minutos tendréis todo montado.

Características técnicas silla AIM

Primeras impresiones con la Silla AIM

Como podéis apreciar en la imagen hablamos de una silla gamer de gran tamaño recomendada para gamers de menos de 100 kilos de peso y 1,8 de altura. Está compuesta por acero, plástico y piel sintética la cual es de un agradable tacto.

El color negro se hace presente en toda la silla destacado en contraste blanco el logotipo de AIM bordado tanto en la parte superior como en la zona lumbar.

Dentro de la caja contamos con un mando el cual será el que nos permitirá configurar el color, iluminación y efectos de luz que deseamos. Una vez instalado desde este panel y apuntando al receptor en el inferior de la silla comenzaremos el desfile de luces que el RGB nos brinda gracias a los 16 colores a elegir y 4 efectos de iluminación.

En el lateral derecho los dos controles principales, uno para regular la altura y otro para inclinar el respaldo el cual como podéis ver puede llegar a reclinarse hasta los 180 grados (la primera vez que bajamos tanto tenemos la sensación de que nos vamos a caer pero la silla se mantiene estable y firme).

Para su configuración necesitaremos dos accesorios no incluidos en la caja: una pila CR2025 para el mando y una power bank o batería externa (como las que se usan para cargar el teléfono). Necesitaréis por tanto comprar estos dos elementos para poder disfrutar de la iluminación.

Precio: EUR 3,50
Precio recomendado: EUR 4,86

En la parte inferior cuenta con diferentes compartimentos donde recogeremos los cables, la batería externa y colocaremos el sensor para el mando. Como veis queda todo muy bien recogido y nada queda colgando o suelto.

La parte inferior cuenta con un sistema más básico al contar con 5 ruedas giratorias de plástico. Lo que sí hemos notado es que tiene una gran movilidad y agilidad para desplazarse.

Altura máxima: Un detalle que nos ha llamado también la atención es que la parte más elevada de la silla no es muy elevada, comparada con una silla de oficina la silla gamer queda más baja incluso en su posición más alta.

En esta imagen podéis apreciar con mayor detalle la textura y acabado de la piel. Costuras firmes que transmiten calidad y durabilidad.

Pruebas con la silla AIM

Hemos estado probando la silla durante 3 semanas en sesiones de trabajo y juego. En breves palabras diríamos que el contar con una silla como ésta sí marca una diferencia. La espalda, el lumbar y cabeza reposarán de una forma más cómoda que con una silla típica de oficina.

Por otro lado el material de piel lo hace agradable al tacto aunque en días de mucho calor no contará con la misma transpirabilidad de la tela y os puede hacer sudar.

Os comentamos con mayor detalle tras las pruebas.

Entrando en mayor detalle tenemos que reconocer que nos ha encantado el detalle de las tiras led RGB que están en los bordes. Una vez iluminadas le da ese toque diferente y muy pro gamer que nos encanta.

La iluminación de la silla no os molestará aún con las luces apagadas ya que incluso en su mayor grado de iluminación no llegan a dar una potente luz.

También cuenta con dos reposabrazos regulables en altura y giratorios en varias posiciones. estos son ideales por ejemplo cuando queremos jugar con mando y apoyamos los brazos en el reposabrazos.

En la parte posterior podemos ver los dos huecos característicos de las sillas gaming los cuales dan un diseño más racing y al mismo tiempo nos permite pasar las tiras que sujetan el cojín del lumbar. En la parte superior vemos nuevamente el logotipo de AIM bordado en blanco dando otro toque atractivo de diseño.

Una de las partes más cómodas y que nos ha encantado. Este pequeño cojín, perfectamente ubicado marcará un antes y un después de probarlo. El echarse hacia atrás y ver cómo encaja perfectamente en el cuello os dará un descanso que ya os decimos os encantará.

Otro cojín propio de las sillas gaming y que del mismo modo os dará un mayor confort y menos fatiga tras largas horas que una silla normal. Éste además viene con el logotipo de AIM grabado en blanco y cuenta con un almohadillado perfecto.

Conclusiones

Siempre estamos buscando maneras de mejorar nuestro set up y en numerosas ocasiones nos planteamos si una silla gaming nos merecerá la pena o no. Tras probar la Silla AIM podemos deciros que sí merece la pena el desembolso dado que si contamos el tiempo de uso (años) y la mayor comodidad es un elemento que se amortiza mucho mejor que cualquier componente gaming. Este factor se hace más relevante incluso teniendo más años…

Destacamos la calidad de los materiales, sus costuras y piel. La iluminación RGB que da un toque muy atractivo y Racing y la capacidad de reclinarse casi hasta la posición horizontal.

El añadir algunas partes de tela hubiera mejorado la transpirabilidad (especialmente por los días de calor en España), así como incluir la pila del mando y un pequeño cargador (aunque esto último encarecería el precio final).

Lo mejor

Calidad de la piel
Comodidad, mucho mayor que las sillas de oficina normales
Sus efectos y posibilidades de iluminación
Ergonomía
Reclinable 180º

Lo peor

Precio
No incluir pila del mando ni cargador (también comprensible por subida mayor de precio)

galardon-de-platino pcpro